LOS ESTUDIANTES LATINOS SON IMPORTANTES PARA EL FUTURO DE IDAHO, DICEN LOS EXPERTOS. ENTONCES, ¿POR QUÉ SE QUEDAN ATRÁS DE SUS COMPAÑEROS?

En la primera entrega de una investigación de un año, laos reporteraos de Idaho EdNews y el Idaho Statesman analizan en profundidad lo que los lectores deben saber sobre la educación de los estudiantes latinos de Idaho.

Según expertos nacionales y locales, el éxito de los estudiantes latinos será fundamental para el futuro económico de Idaho. Pero el estado da tumbos cuando se trata de garantizar que todos los alumnos latinos tengan éxito en la escuela y estén preparados para la futura fuerza laboral de Idaho.

La cantidad de estudiantes latinos se ha duplicado en las últimas dos décadas, llegando al 18 por ciento de la matrícula en las escuelas públicas. Pero su rendimiento en Idaho está rezagado de manera consistente con respecto a los promedios estatales, como lo demuestran los bajos puntajes promedios de los exámenes de los latinos, los escasos títulos postsecundarios de adultos latinos y una brecha significativa en cuanto al rendimiento academico entre jóvenes blancos y latinos.

El Departamento de Educación en Idaho ha establecido una meta a largo plazo para mejorar los resultados de los latinos, de conformidad con la ley federal, pero dejó la estrategia para alcanzarla en manos de los distritos y las escuelas. El plan ha tenido poco éxito en sus primeros dos años.

Los investigadores, un líder empresarial y un funcionario estatal dicen que mejorar los resultados de los estudiantes latinos es una necesidad apremiante, especialmente cuando los estudiantes latinos se gradúan de las escuelas de Idaho e ingresan a la fuerza laboral del estado.

“Si estos estudiantes no tienen éxito, entonces Idaho no tendrá éxito”, dijo Rod Gramer, CEO de Idaho Business for Education.

Priscilla Salant, ex directora del Centro McClure para la Investigación de Políticas Públicas, dijo que las tendencias estatales sugieren que los hispanos de Idaho participan en la fuerza laboral a tasas más altas que los no hispanos. Y, en gran parte, los trabajos del futuro de Idaho requerirán algún tipo de título o credencial, dijo Gramer.

“Eso ejerce aún más presión sobre nuestro sistema educativo para garantizar que los niños hispanos no se queden atrás en la escuela”, dijo Salant. “Porque son tremendamente importantes para la futura fuerza laboral de Idaho”.

High school students at the Idaho Hispanic Youth Summit test the integrity of a paper-and-tape tower they built during an engineering workshop. Eight hundred students attended the Boise Summit, aimed at exposing Latino youth to higher education, career and leadership opportunities. Photo by Sami Edge/Idaho EdNews

Esto es lo que sabemos sobre los estudiantes latinos de Idaho

Idaho atiende a unos 55,000 niños latinos en el sistema de escuelas públicas de pre-escolar a 12º grado. La mayoría de estos chicos y sus familias viven en la parte sur del estado, en zonas agrícolas y en ciudades a lo largo de la llanura del río Snake.

Casi todos los jóvenes latinos de Idaho nacieron en los Estados Unidos. Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, a partir de 2017 más del 96 por ciento de los niños latinos de Idaho eran ciudadanos estadounidenses, en comparación con aproximadamente el 70 por ciento de los adultos latinos.

Los niños latinos de Idaho tienen más del doble de probabilidades de enfrentar la pobreza que los niños blancos, según la Fundación Annie E. Casey. Si bien la tasa de niños latinos en condiciones de pobreza ha disminuido generalmente en la última década, aproximadamente el 29 por ciento vive en hogares con ingresos inferiores a la tasa de pobreza federal, en comparación con el 11 por ciento de los niños blancos.

Y, aunque la proporción de estudiantes latinos en las escuelas de Idaho ha aumentado en las últimas dos décadas, el crecimiento se ha desacelerado recientemente. Durante los últimos dos años, los estudiantes latinos han constituido alrededor del 18 por ciento de los niños de las escuelas públicas de Idaho. En algunos distritos, Wilder, Caldwell y Jerome, los estudiantes latinos constituyen la mayoría de la matrícula escolar.

Es poco probable que los estudiantes latinos de Idaho tengan maestros con antecedentes similares. Aproximadamente el 90 por ciento de los maestros de los 10 distritos escolares de Idaho con el mayor porcentaje de estudiantes latinos son blancos, según un informe de Idaho Press de principios de este año.

Persiste una brecha de rendimiento entre estudiantes blancos y latinos

Las escuelas y universidades de Idaho no han logrado ayudar a los estudiantes latinos a tener éxito al mismo ritmo que los estudiantes blancos durante décadas.

Los datos recientes muestran que:

  • Solo el 26 por ciento de los estudiantes latinos de Idaho eran competentes en matemáticas, en comparación con el 49 por ciento de todos los estudiantes blancos.
  • Solo el 13 por ciento de los estudiantes latinos alcanzaron los dos puntos de referencia de preparación universitaria en el SAT, en comparación con el 35.7 por ciento de los estudiantes blancos.
  • Solo el 15 por ciento de los latinos de Idaho posee un título postsecundario, en comparación con el 41 por ciento de los adultos no latinos.

Idaho ha progresado en mejorar los resultados latinos en muchas de estas áreas. Sin embargo, los resultados de los estudiantes blancos también han subido, lo que significa que la brecha educativa entre los dos grupos persiste.

La tasa de graduación de la escuela secundaria es una excepción. Entre los latinos la tasa de graduación ha aumentado en los últimos años, mientras que entre los estudiantes blancos se ha mantenido algo estable, cerrando gradualmente la brecha.

En 2018, el 76 por ciento de los estudiantes latinos se graduó, en comparación con el 81 por ciento de los estudiantes blancos.

La educación es una de las principales prioridades de la Comisión de Asuntos Hispanos de Idaho, una agencia estatal no partidista del Despacho del Gobernador.

La directora ejecutiva, Margie González, dijo que, a pesar de la mejora de los estudiantes latinos del estado en algunas áreas, parece que Idaho ha estado discutiendo los mismos problemas durante décadas.

“No vemos que los indicadores cambien tanto como nos gustaría”, dijo González.

Más de 1,500 jóvenes latinos de todo el estado asistieron a las Cumbres de Jóvenes Hispanos organizadas por la Comisión de Asuntos Hispanos de Idaho en Twin Falls y Boise en octubre. En la foto, los estudiantes esperan anuncios de becas en la cumbre de Boise, donde las escuelas regionales ofrecieron casi $ 3 millones en apoyo financiero.

Los planes estatales se centran en poblaciones especializadas y control local

El Departamento de Educación del Estado de Idaho tiene programas especializados para ayudar a los alumnos de inglés y a estudiantes “migrantes”, cuyas familias se mudan con frecuencia debido al trabajo. Estos programas se centran en ayudar a los estudiantes desfavorecidos, la mayoría de los cuales son latinos, a tener éxito en la escuela y continuar a la educación superior.

Aproximadamente el 30 por ciento de los estudiantes latinos de Idaho califican para uno de esos dos programas especializados, según los datos proporcionados por el Departamento de Educación.

El estado también ofrece un programa de Oportunidades Avanzadas que apoya a los hispanohablantes que obtienen créditos universitarios al aprobar un examen de idioma. De otra manera, dijo la portavoz del departamento Kris Rodine, “la mayor parte de los esfuerzos de [El Departmento de Educación] no están específicamente dirigidos a estudiantes latinos u otros grupos”.

Karlynn Laraway, directora de evaluación y rendición de cuentas del estado, dijo que abordar el desempeño académico de un grupo específico de estudiantes es difícil a nivel estatal, ya que los estudiantes latinos probablemente tienen distintas necesidades en diferentes comunidades. El plan del departamento para mejorar el rendimiento de los estudiantes latinos, dijo, es conectar los distritos escolares locales con los recursos que necesitan para atender a los niños.

“El trabajo realmente se hace en las escuelas locales, en los distritos y en las comunidades”, dijo Laraway. “Nuestro plan es apoyar a nuestras escuelas con lo que necesitan. Saben lo que requieren en función de su población estudiantil”.

El Departamento de Educación estableció objetivos anuales para reducir la brecha del rendimiento al mejorar los resultados de los estudiantes latinos para 2022, de acuerdo con la Ley  federal Cada Estudiante Tiene Exito. La ley fue firmada por el presidente Barack Obama en 2015 y reemplazó la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás.

Un objetivo es mejorar los puntajes de los latinos en matemáticas en un 26 por ciento para 2022. Los puntajes no han logrado los objetivos provisionales para alcanzar ese objetivo durante dos años seguidos. Los dirigentes esperaban ver una mejora del 9 por ciento entre 2017 y 2019. Los puntajes, en cambio, mejoraron un 2.5 por ciento.

Enrique López, estudiante de segundo año en la secundaria Ridgevue de Vallivue posa para una foto en la conferencia de líderes de la juventud hispana en Boise.

La conferencia de jóvenes hispanos ayuda a los estudiantes latinos con la preparación universitaria y profesional

La comisión hispana organiza conferencias anuales de liderazgo de la juventud hispana para ayudar a educar a los estudiantes con respecto a la universidad y a las posibles carreras profesionales. Más de 1,500 estudiantes hispanos asistieron a conferencias en Boise y Twin Falls en octubre y compitieron por más de $ 3 millones en becas.

El evento es importante para estudiantes como Enrique López, alumno de segundo año de la secundaria Ridgevue de Vallivue, quien siente que ha tenido que hacerse camino por partes de su educación por su propia cuenta.

Los padres de López crecieron en México y no siempre saben cómo ayudarlo a navegar por el sistema escolar de Estados Unidos, dijo.

Planea ser el primero de su familia en ir a la universidad y quiere estudiar escritura creativa o física.

“Estoy emocionado porque es una experiencia nueva. Pero estoy nervioso porque mis padres no fueron a la universidad, así que no conozco realmente el proceso que conlleva “, dijo. “Eso me pone un poco ansioso”.

Republish this article on your website